Solo me gustaría explicar lo que significa el término divino porque cuando se cita, molesta a muchas personas y he oído críticas o risas sobre el termino. Causa cierto tipo de reacción alérgica en algunas personas. Pero creo que estas personas no han entendido los matices. Lo divino no es Diós, es completamente diferente.

Algunas personas piensan que lo DIVINO está asociado con la religión, con la obligación de ir a misa los domingos, escuchar los sermones de los sacerdotes, etc. No, lo Divino no es nada de esto. Lo Divino no tiene una definición exacta. En los pueblos antiguos que nos transmitieron nuestra cultura y nuestro conocimiento, se llamó “el sin nombre” porque para ellos era imposible definirlo, hay que experimentarlo. No impone doctrina ni ley. Lo Divino deja nuestra Alma y nuestro corazón libres para elegir, vivir y progresar.

Lo Divino es una hermosa corriente de vida que fluye a través del universo, los seres humanos, a través de toda la vida. EL ES.

Es la apertura de nuestro campo de conciencia, eleva nuestras vibraciones, no es palpable, simplemente está en nosotros. No juzga, el acepta. Es una ola luminosa que nos atraviesa, es una chispa de amor, una chispa de vida.

Lo divino no traduce una presencia en nosotros, sino la presencia. Es una hermosa chispa de vida que vibra en completa armonía con el amor. Es la clave para acceder a lo que buscamos desesperadamente en todas partes, pero hemos olvidado que una cosa importante; lo que buscamos está dentro de nosotros. Hace algún tiempo recibí un mensaje que decía:

“No busques a un dios en ninguna otra parte que dentro de ti mismo. Conócete a ti mismo porque la luz está en ti, no en otra parte. Da felicidad a los demás y acepta recibir de los otros mientras los dejas ser por lo que son, sin engañarlos y tomando lo que te dan en lugar de lo que tu hubieses querido de ellos. Hay una parte de nosotros en cada uno de ellos, sé humilde, se atento contigo mismo. Ábrete a los demás siempre siendo “la luz”. Ten confianza en ti mismo y, sobre todo, ve a tu propio ritmo y deja que otros hagan lo mismo. Las cosas no suceden por casualidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta